TUTORIAL DE REACCIONES REDOX

Elaboración de una batería casera

Introducción

Una pila eléctrica es un dispositivo que convierte la energía química en eléctrica. Todas las pilas consisten en un electrolito (que puede ser líquido, sólido o en pasta), un electrodo positivo y un electrodo negativo. El electrolito es un conductor iónico; uno de los electrodos produce electrones y el otro electrodo los recibe. Al conectar los electrodos al circuito que hay que alimentar, se produce una corriente eléctrica.

Las pilas en las que el producto químico no puede volver a su forma original una vez que la energía química se ha transformado en energía eléctrica (es decir, cuando las pilas se han descargado), se llaman pilas primarias o voltaicas. Las pilas secundarias o acumuladores son aquellas pilas reversibles en las que el producto químico que al reaccionar en los electrodos produce energía eléctrica, puede ser reconstituido pasando una corriente eléctrica a través de él en sentido opuesto a la operación normal de la pila.

Materiales

3 m de alambre de cobre N° 14

3 recipientes de vidrio (frasco de café instantáneo mediano) o recipientes de plástico de similar tamaño.

3 placas de cinc de 15 x 10 cm

3 gramos de sulfato de cobre

Equipo

  1. 1 martillo

  2. 1 clavo

  3. 1 lápiz

  4. 1 frasco de vidrio

Procedimiento

  1. Limpiar y secar cada uno de los frascos.

  2. Se coloca la lámina de cinc dentro del recipiente

  3. Enrollar el alambre de cobre en el lápiz, de una manera tupida, calculando el tamaño del recipiente de plástico en cuanto a su altura, dejándole un gancho en uno de los extremos, el cual nos servirá para unir las pilas en serie.

  4. Colocar el resorte hecho con el alambre de cobre en el centro del recipiente, procurando que no toque el metal.

  5. Disolver el sulfato de cobre en 300 mL de agua y agregar la solución en cantidades iguales a cada recipiente.

  6. Conectar en serie las tres pilas.

  7. Conectar una calculadora a la batería.